info@puravidaquiropractica.com

(+34) 93 265 05 93

C/ Bruc 71, Bajo - 08009 - Barcelona

SORSI

Guardonat amb el premi anual CHIROPRACTIC 2016 SORSI AWARD
pel seu treball amb l'avanç de la Quiropràctica a Europa


Descubierta la causa real de la fibromialgia

Fibromialgia, una afección crónica de etiología desconocida

 

La fibromialgia sigue siendo hoy en día una de esas enfermedades que mantiene a la comunidad científica en continuo enfrentamiento(y sobre todo a los profesionales médicos). Principalmente porque algunos creen (entre ellos yo) que es una enfermedad física real, pero aún hay muchos profesionales que afirman que es una enfermedad psicológica y que el dolor se encuentra en la mente.

 

Ahora, por fin, un estudio nos demuestra que es una enfermedad totalmente física, y que de psicológica tiene poco. El estudio, a cargo del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NBIC) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos han dado con la causa de esta enfermedad que actualmente ya constituye una entidad propia, pero que anteriormente se diagnosticaba por puro descarte de otras dolencias similares.


causa-fibromialgia

 

Según la reciente investigación, la culpable de esta enfermedad es la alteración de la temperatura corporal. Como ya sabéis, nuestro cuerpo se mantiene en una media de 37 ºC (98,6 grados Fahrenheit, como indica la investigación), y esto se debe a que nuestra sangre actúa como un refrigerante corporal, igual que lo hace el agua en los radiadores de los coches. Pero en la fibromialgia, los enfermos no pueden mantener su temperatura corporal de forma constante.

 

Cuando perdemos mucho calor (hipotermia) o ganamos demasiado (hipertermia), el hipotálamo, el núcleo cerebral responsable de regular la temperatura de nuestro cuerpo, actua e intenta mantener el equilibrio dentro del organismo. Para ello utiliza la sangre, y los vasos sanguíneos. Cuando hace demasiado frío, los vasos se cierran (vasoconstricción) para proteger a nuestros órganos principales de la temperatura. Si hace calor, los vasos se abren (vasodilatación) para así refrigerar nuestro cuerpo. De la misma forma, cuando realizamos ejercicio o usamos nuestros músculos para alguna tarea, la sangre fluye entre la piel y los músculos a modo de refrigerante también.

 

Para que esta abertura o cierre del flujo se produzca correctamente existen unas comunicaciones y válvulas entre los vasos sanguíneos, son los shunts arterio-venosos, controlados por el hipotálamo para abrirse o cerrarse cuando convenga, manteniendo así el equilibrio corporal. Y finalmente tenemos los capilares sanguíneos, la forma de los vasos más pequeña de nuestro cuerpo que también ayuda a mantener la temperatura, entre otras funciones. Destaca su elevado número en pies y manos.

que-provoca-fibromialgia-quiropractica

 

¿Cómo actúa la fibromialgia?

 

Anteriormente se sabía que en los pacientes diabéticos los capilares sanguíneos acaban lesionándose, ocasionando pérdida de sensibilidad, y también alteración de la temperatura en manos y pies. Pero la fibromialgia va más allá, pues lo que se lesiona en esta enfermedad son las válvulas entre vasos, los shunts arterio-venosos, que a su vez interfieren en la actividad de los capilares y también ocasionan una alteración de la nutrición de músculos y tejidos de la piel, además de lesionar el sistema de refrigeración corporal.

 

fatiga-cansancio-fibromialgia

A causa de este mal funcionamiento se acumula ácido láctico en el músculo y los tejidos profundos, afectando así al sistema muscular y causando dolor, llegando finalmente a la fatiga, ambos síntomas típicos de la fibromialgia. Por otra parte, el sistema nervioso simpático, responsable de la sensibilidad, también se ve afectado por el mal funcionamiento de los shunts arterio-venosos y al encontrarse hipersensibilizado envía señales de dolor al sistema nervioso central, agravando más los síntomas. Al restablecer la comunicación del cerebro con el sistema nervioso simpático, el cuerpo se reequilibra automáticamente, permitiendo así que los shunts AV funcionen correctamente. Así, queda demostrado que la atención quiropráctica funciona como una alternativa útil a la medicación y como un medio para ayudar al cuerpo a auto regularse a sí mismo.

 

Por lo tanto, es fundamental asegurarse de que la comunicación del sistema nervioso simpático y parasimpático están funcionando correctamente. Aquí es donde el cuidado quiropráctico puede ayudar a restaurar el equilibrio del nervio humano y asegurarse de que la comunicación adecuada se está recibiendo entre el cerebro y el sistema nervioso central. Para obtener más información, le recomendamos que se ponga en contacto con un quiropráctico certificado en su área.


Bibliografía

Bibliografía:

Abeles AM, Pillinger MH, Solitar BM, Abeles M (2007) Narrative review: the pathophysiology of fibromyalgia. Ann Intern Med 146:726–734PubMedGoogle Scholar

Mease P, Arnold LM, Bennett R, Boonen A, Buskila D, Carville S (2007) Fibromyalgia syndrome. J Rheumatol 34:1415–1425PubMedGoogle Scholar

Pioro-Boisset M, Esdaile JM, Fitzcharles M-A (1996) Alternative medicine use in fibromyalgia syndrome. Arthritis Care Res 9:13–17PubMedCrossRefGoogle Scholar

Fibromyalgia-symptoms.org. Treatments for fibromyalgia: chiropractic care. www fibromyalgia-symptoms org/fibromyalgia_chiropractic html 2008. Accessed 31-10-08.Google Scholar

Barbour C (2000) Use of complementary and alternative treatments by individuals with fibromyalgia syndrome. J Am Academy of Dermatol 12(8):311–316Google Scholar

Lorig KR, Ritter PL, Laurent DD, Plant K (2008) The Internet-based arthritis self-management program: a one-year randomized trial for patients with arthritis or fibromyalgia. Arthritis Rheum 59(7):1009–1017PubMedCrossRefGoogle Scholar

Wahner-Roedler DL, Elkin PL, Vincent A, Thompson JM, Oh TH, Loehrer LL et al (2005) Use of complementary and alternative medical therapies by patients referred to a fibromyalgia treatment program at a tertiary care centre. Mayo Clin Proc 80(1):55–60PubMedCrossRefGoogle Scholar

Busse JW, Kulkarni AV, Badwall P, Guyatt GH (2008) Attitudes towards fibromyalgia: a survey of Canadian chiropractic, naturopathic, physical therapy and occupational therapy students. BMC Complement Altern Med 8:24PubMedCrossRefGoogle Scholar

Langhorst J, Hauser W, Irnich D, Speeck N, Felde E, Winkelmann A et al (2008) Komplementare undalternative Verfahren beim Fibrobyalgiesyndrom. Der Schmerz . doi:10.1007/s00482-008-0677-1 PubMedGoogle Scholar

Carville SF, Arendt-Nielsen S, Bliddal H, Blotman F, Branco JC, Buskilla D et al (2008) EULAR evidence based recommendations for the management of fibromyalgia syndrome. Ann Rheum Dis 67:536–541PubMedCrossRefGoogle Scholar

Ernst E, Pittler MH, Wider B, Boddy K (2006) The desktop guide to complementary and alternative medicine, 2nd edn. Mosby, EdinburghGoogle Scholar

Jadad AR, Moore RA, Carroll D, Jenkinson C, Reynolds DJ, Gavaghan DJ et al (1996) Assessing the quality of reports of randomized clinical trials: is blinding necessary? Contr Clin Trials 17:1–12CrossRefGoogle Scholar

Blunt KL, Rajwani MH, Guerriero RC (1997) The effectiveness of chiropractic management of fibromyalgia patients: a pilot study. J Manipul Physiol Ther 20:389–399Google Scholar

Tyers S, Smith RB (2001) A comparison of cranial electrotherapy stimulation alone or with chiropractic therapies in the treatment of fibromyalgia. Am Chiropractor 23:39–41Google Scholar

Dr. Kephra Froehlich

 

En Puravida deseamos que te mejores de la fibromialgia y es por ello ofrecemos una sesión informativa gratuita semanalmente para que conozcas cómo la quiropráctica puede ayudarte

Compartir en :

    Leave a Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *


    6 − tres =

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>